Seleccionar página

Sesión 11/13

Página 2/4 : Introducción A: Cómo está conectado el aprendizaje cognitivo con el desarrollo social y emocional del niño

Introducción A: Cómo está conectado el aprendizaje cognitivo con el desarrollo social y emocional del niño

POR QUÉ LOS HUÉRFANOS QUEDAN CON FRECUENCIA EXCLUÍDOS DE LA EDUCACIÓN ADULTA Y EL TRABAJO

En algunos estudios, hasta el 57% de los niños que han sido ubicados fuera de su hogar permanecen desempleados y nunca reciben una educación formal en su vida adulta. Con frecuencia desarrollan problemas maritales, conductas delictivas, y problemas de abuso de drogas.

Hay varias razones para esta triste circunstancia.

Primero: Ser excluido de la familia y conocidos significa que ese niño no recibe un gran apoyo familiar a efectos de su educación. Los familiares de los huérfanos no suelen tener una gran tradición educativa.

Segundo: Vivir en una institución o familia de acogida es en algunos países una marca social estigmatizante que hace que el niño se sienta inferior y excluido en la escuela. Muchas instituciones también aíslan a los niños evitando que participen en la vida social fuera de la institución. Vosotros podéis modificar esta circunstancia, como veremos en la sesión siguiente.

Trecero: La deprivación temprana o los malos tratos pueden reducir el desarrollo de la inteligencia y causar problemas comportamentales que excluyen al niño de la vida escolar. La deprivación puede causar más síntomas permanentes de hiperactividad, estereotipias, conductas agresivas e impulsivas. Estos problemas pueden hacer que los maestros encuentren al niño “malo y desobediente” y molesto en lugar de derivar al niño a un programa educativo de necesidades especiales.

Los niños ubicados fuera de su hogar también muestran con mayor frecuencia bajo peso al nacer, nacimientos prematuros, complicaciones severas en el parto y problemas derivados de abusos maternos durante el embarazo. Hay una estrecha relación entre bajo peso al nacer de un niño (2400 gramos o menos) y sus resultados en un test de CI (WISC) en la edad escolar. El bajo peso al nacer y el nacimiento prematuro pueden también aumentar la frecuencia de problemas senso – motores, problemas de conducta y de aprendizaje y la cantidad de exámenes que el niño es capaz de aprobar durante su vida escolar. Hay una estrecha conexión entre la estimulación proporcionada por el cuidador y la actividad cerebral y el crecimiento.

Cuarto: Muchos niños con una inteligencia normal o alta no usan su capacidad de aprendizaje por su carencia emocional de una base segura y sus sentimientos de baja auto – estima. Hay un potencial de aprendizaje muy grande al ayudar a los niños a sentirse seguros y así fomentar una natural conducta exploratoria.

En Rumanía por ejemplo, una escuela especial para niños inteligentes de padres muy pobres del entorno rural ha alcanzado resultados sorprendentes. Los niños viven en la escuela y tienen cuidadores y maestros que les proporcionan amabilidad, atención y seguridad. Los niños ganan los concursos nacionales de matemáticas.

EL APRENDIZAJE ES UN PROCESO VITALICIO: SURGE DE UNA CRIANZA SEGURA

Esta es la razón de que el programa Fairstart esté basado en el concepto de “aprendizaje vitalicio”. El aprendiazje emocional, social y cognitivo se promueve con unos cuidados seguros desde el momento en que nace el niño y en la escuela y la vida adulta, pasando por los años preescolares. Durante los primeros años, cualquier estimulación y cuidado promueve el aprendizaje emocional, social y cognitivo, y sólo en torno a los 3 – 5 años el aprendizaje cognitivo llega a ser un proceso en sí mismo. Si se estimula bien a un bebé y se le habla mientras se le alimenta, se promueve al mismo tiempo el desarrollo emocional, social y cognitivo del niño. Cuando un niño empieza la escuela y está preparado para aprender, sus logros y notas vienen en gran medida determinados por los cuidados que recibió en sus años preescolares.

LA BASE DEL PROCESO DE APRENDIZAJE: EL FOMENTO DE LA CONDUCTA DE EXPLORACIÓN

Los dos recursos principales para darle a un niño un comienzo bueno en la escuela ya los habéis ejercitado: La conducta segura del cuidador es una premisa para el aprendizaje. Como recordaréis de la sesión 4 (“¿Cómo practicar cuidados profesionales?”) el cuidado adecuado le proporciona al niño una base segura. Esto ocurre cuando la conducta del cuidador es coherente; el cuidador es sensible al niño y accesible cuando el niño se siente amenazado, el cuidador es tranquilo y amable cuando el niño está desequilibrado, y el cuidador tiene con frecuencia diálogos con el niño acerca de la comprensión de los pensamientos y emociones de otros. Este estilo le proporciona al niño un sentimiento de tener una base segura.

Y si recordáis también de la sesión 4 los términos Tarea y Relación, se hace muy evidente que el educador o maestro debe proporcionar una relación segura para el niño y poner el acento en la relación. Para tener éxito con las tareas y hacer que el niño entienda matemáticas, gramática o haga deberes, el niño debe experimentar una relación social positiva con el profesor.

En otras palabras: si los niños tienen miedo de su profesor probablemente aprenderán muy poco, independientemente de lo brillantes que sean.

Teniendo una relación de base segura con un profesor “desconecta” la actividad agotadora del sistema de apego, y deja espacio para “conectar” el sistema de exploración: el niño se aleja gateando del cuidador y comienza a explorar el entorno, juega, se muestra curioso, y experimenta con juguetes y establece contacto social con otros. A la lista de conductas exploratorias podemos añadir “aprender y estudiar” a partir de los tres años. Aprender – también en la escuela – se convierte simplemente en una experiencia placentera. El niño no es solo un receptor pasivo del conocimiento, sino una parte activa en el proceso de aprendizaje que es capaz de cooperar con los profesores y compañeros.

APRENDIENDO A APRENDER

El aprendizaje tiene dos premisas: debemos ser capaces de percibir el mundo a nuestro alrededor con claridad, y debemos ser capaces de saber cómo prestar atención a lo que el profesor dice y los materiales que se nos presentan. Para aprender cualquier cosa, hay que aprender esto.

A un bebé se le proporcionan estas herramientas y funciones necesarias para el aprendizaje a través de la forma en que el cuidador le ofrece contacto, se comunica con él e interactúa mientras lo cuida. Por esta razón la madre o el primer cuidador es el maestro más importante en nuestra vida.

¿Cómo interactuará un buen cuidador con su bebé, y cómo esto le da al niño herramientas valiosas para el aprendizaje? Un buen cuidador responderá de manera que ayude al bebé a aprender y construir las funciones necesarias. Los niños que tienen cuidadores deprimidos, confusos, enfadados o impredecibles tendrán por ello problemas con el aprendizaje y con el desarrollo cognitivo más adelante en la vida:

La concentración:

Un bebé solo puede concentrarse en mirar al cuidador durante unos pocos segundos. Pero la cuidadora siempre tratará de mantener la atención del bebé “un ratito más”. Elevará la voz, lo acariciará, tratará de establecer de nuevo contacto visual, y gradualmente el bebé aprenderá a mirarla durante unos veinte segundos quizá. Se continúa haciendo esto, el bebé también comenzará a atender a un juguete o actividad un poco más de tiempo. Así que cuando tenga cinco años podrá jugar con las mismas cosas o amigos durante cinco minutos quizá. Cuando comienza la escuela se puede concentrar leyendo un libro durante diez minutos o más jugando con iguales o con sus iguales. Y será capaz de concentrarse en lo que el profesor está diciendo durante períodos más largos de tiempo. Cuando crezca más puede que sea capaz de leer durante una hora sin perder la concentración.

Los niños que han sufrido cuidados aberrantes de 0 – 2 años tendrán con frecuencia problemas para concentrarse durante períodos lo suficientemente largos.

Discernir y comprender qué es importante y qué no – ser capaz de enforcar y distinguir la figura importante del fondo irrelevante:

El cuidador trata de evocar emociones positivas en el niño. Esto significa que cuando el bebé está en contacto con el cuidador, sentirá mucha emoción en su presencia, y esto automáticamente le hará fijarse en el cuidador. No se fijará tanto en un trozo de jabón o una toalla que no evoca emociones fuertes como el cuidador. El niño aprende ahora a dirigir la atención solo hacia lo que es importante, y olvidar o ignorar lo que no lo es. Esto significa que en la escuela el niño será capaz de fijarse en lo que el profesor está diciendo, y de ignorar todo el ruido de los otros niños. Más tarde también será capaz de encontrar las partes importantes de un texto o de un problema de matemáticas rápidamente, ignorando las circunstancias o palabras que no son relevantes.

Los niños que sufren cuidados aberrantes de 0 – 2 años con frecuencia tendrán problemas para concentrarse en la persona o asunto relevante, y tendrán problemas para distinguir qué es importante y qué no lo es.

Reconocimiento, recuerdo y memoria, preferencias y sentido crítico/estético:

Debido a que el contacto entre la cuidadora y el niño desencadena muchas emociones positivas, se hará capaz de reconocerla en particular y responder mucho más cuando ella regresa. No es solo porque la cuidadora lleve el mismo vestido o tenga el mismo tono de voz, sino porque los fuertes sentimientos son los mismos cada vez que la cuidadora y el niño entran en contacto.

Así que el reconocimiento se basa realmente en: “¡aquí viene, y ya estoy sintiendo otra vez los mismos sentimientos positivos!” – “aquí está una persona desconocida, no es alguien que recuerde, así que empiezo a llorar incluso aunque sea amable – ¡quiero que vuelva mi cuidadora!”.

Así más tarde el niño puede aprender a reconocer a “alguien que ha visto antes, un texto que ha leído, una fórmula matemática, lo que hicimos ayer en el colegio, ahí está mi profe otra vez”. Puede aprender a preferir algunas cosas en la escuela sobre otras, y tener un sentido crítico “esta historia me gusta realmente, esta no me gusta tanto”.

Los niños que tuvieron cuidados aberrantes de 0 – 2 años, frecuentemente tienen problemas para reconocer y recordar objetos, personas, temas y métodos, patrones y ritmos en la vida diaria.

Relaciones entre cosas, sentido de la proporción, comprensión del signigicado del lenguaje:

Como el bebé está continuamente en interacción y diálogo con la cuidadora, gradualmente comienza a entender que hay un “yo” y un “tú” y un “ellos”, y cómo nos relacionamos entre nosotros.

Esto hace al niño entender más tarde de qué va la gramática – las relaciones entre palabras: “Yo” debe ser el sujeto de una oración, “él, ella, eso, ellos” deben ser los objetos en la oración, y lo que ocurre entre nosotros debe ser el verbo: “Yo te sonrío, tú te ríes mientras te sonrío”.

La cuidadora no solo hablará al niño, sino que también expresará palabras en un tono de voz muy emocional que corresponde con el significado de la palabra. No dirá en un tono plano “mamá – está – contenta”, sino que dirá “¡oh, mamá está taaaan CONTENTA contigo!” mientras eleva y baja la voz.

Esta práctica hace al bebé capaz de conectar sentimientos y palabras – no oye solo “enfadado, contento, triste”, también aprende a sentirse enfadado, contento o triste porque oye la palabra. Esta es la razón por la que el niño puede no solo coger una palabra, sino también sentir el significado (emoción) evocada por la palabra.

Así que cuando la maestra está hablando en clase o el niño está leyendo un texto más adelante, entiende el significado y la intención de lo que se dice porque las palabras evocan las emociones adecuadas. Probad vosotros mismos y decir la palabra “fantasma” – ¿cómo os hace sentir? Después tratad de decir “Una tarde cálida, suave y maravillosa”. ¿Podéis sentir la diferencia al decir las palabras?.

Por eso es por lo que comprendemos el significado del lenguaje – nuestras madres nos enseñaron a sentir lo que oímos o leemos.

Los niños que han sufrido cuidados aberrantes de 0 – 2 años tendrán muchas veces problemas para entender las relaciones entre elementos (por ejemplo los elementos de un problema matemático y cómo deberían estructurarse y relacionarse las distintas palabras de una oración). Con frecuencia tendrán problemas para entender el significado de palabras y oraciones y tenderán a repetirlas sin llegar a comprenderlas realmente.

Motivación y tolerancia a la frustración:

Un bebé aprende a sentir motivación a largo plazo porque la cuidadora es normalmente un espíritu positivo y curioso y se siente bien con cualquier cosa que el bebé haga. Esto hace que el bebé se sienta curioso y positivo hacia cualquier cosa que encuentre a lo largo de la vida. Ella protege también al bebé de sentir frustración y lo calma y lo conforma si está dolorido, y le apoya para que logre cosas que son un poco difíciles o peligrosas a ojos del niño. De esta forma el bebé construye un sentimiento general de motivación y tolerancia a la frustración. Así que cuando empieza la escuela está ilusionado y positivo con intentar tareas nuevas y difíciles, y puede soportar mucha frustración a fin de aprender.

Los niños que sufren cuidados aberrantes de 0 – 2 años tienen muchas veces problemas para sentirse motivados durante períodos lo suficientemente largos. Tienen problemas para posponer sus necesidades e impulsos durante la realización de una tarea, porque se frustran demasiado por algo difícil.

Todas estas cualidades son más importantes para la vida escolar y el éxito social en la escuela que lo “inteligente” que sea el niño.

Un ejemplo: En un estudio, a un grupo de niños de cuatro años se les presentó un caramelo. Se les dijo que si podían esperar 15 minutos mientras el instructor estaba fuera de la habitación, se les recompensaría con otro caramelo. Si se comían el suyo antes del regreso del instructor, no tendrían otro. Algunos de los niños pudieron controlarse y esperar la vuelta del instructor; otros no pudieron resistir la tentación.

A los niños se les volvió a estudiar de nuevo a los 17 años; aquellos que habían podido esperar a la edad de cuatro años estaban todos recibiendo educación, incluso los que no eran muy inteligentes. Aquellos que no habían podido esperar a los cuatro años, no estaban estudiando, ni siquiera los más inteligentes.

De modo que las funciones básicas aprendidas de los primeros cuidadores son probablemente tan importantes como ser “inteligente”.

DISCUSIÓN DE GRUPO

10 minutos

 

  • ¿Cuáles de estos problemas vemos en algunos de nuestros niños? – Problemas de concentración, problemas focalizando la atención, etc.
  • ¿Cómo les dificulta esto las actividades y procesos de aprendizaje a ellos – y a nosotros la planificación y práctica?